Ir al contenido

Treinta y uno de julio de dos mil ocho

Treinta y uno de julio de dos mil ocho,
la gente comenta que aprieta el calor.
Y sin embargo, yo me muero de frío
en este momento en que parte tu avión.

De vuelta a casa me detengo un momento
en nuestra querida Pièce d’eau des Suisses.
Allí hacia al fondo me saluda el castillo
y estoy ya muy cerca del Parque Balbi.

No puedo creer que ya te hayas ido
qué aburrido será Versalles sin ti.

Publicado elPoemoides

Se el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *